Las protestas y las redes sociales

Protestas en las redes sociales

Muchas protestas no trascienden pese a que hay mayor poder de convocatoria ya que las plataformas lo permiten, pero al mismo tiempo carecen de ideales y sin estos, un objetivo claro.

Leyendo mi Timeline de Twitter y haciendo un recorrido corto por Facebook, me surgió una interrogante ¿cómo eran las protestas antes de las redes sociales e internet? La primera imagen que evoco es una manta roja con este mensaje: “el poder al pueblo”.

Fue un 20 de octubre (no recuerdo el año preciso), más o menos por 1992, mi papá me llevaba de la mano por la sexta avenida de la zona 1, una de las más emblemáticas del Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala, y nos cruzamos con una manifestación por el día del trabajo que se celebra en la fecha citada.

No se trataba de una protesta violenta, sino de un grupo con pancartas y proclamas con voces al unísono, solicitando al gobierno en turno, mejores condiciones laborales. En ese tiempo no entendía mucho del tema pero recuerdo una pregunta que formulé: ¿Qué son los sindicalistas?

Un nuevo ecosistema que rompe paradigmas

Las redes sociales son una ola relativamente nueva, no supera la edad de una quinceañera pero algo está claro, que su alcance ha sido insuperable, una revolución digital que he permitido que las ideas vayan más allá de un grito en una manifestación. Han venido a empoderar al usuario y darle voz y voto a muchos que creían que no tenían, y de esa manera cambiar el ecosistema de información.

La política ha incursionado a estos medios rompiendo cientos de paradigmas, por ejemplo Barack Obama recaudó 610 millones de dólares para su campaña, y muchas de las acciones de mercadeo se llevaron a cabo a través de internet. Si un político puede utilizar las redes sociales para fines de recaudación ¿imaginan como las Organizaciones no Gubernamentales pueden aprovechar las redes sociales para sumar donantes? Techo y Teletón son un ejemplo claro de cómo utilizar efectivamente este recurso (tomo una pausa para aplaudir).

¿Poca relevancia en las protestas?

Varias han sido las iniciativas que han tomado la atención de los medios masivos tradicionales, por ejemplo México con el movimiento ciudadano #YoSoy132, Guatemala con el Tsunami Blanco tras el polémico vídeo de Rodrigo Rossenberg, el derrocamiento en Egipto y Brasil tras el alza al precio del transporte público.

Muchas protestas no trascienden pese a que hay mayor poder de convocatoria ya que las plataformas lo permiten, pero al mismo tiempo carecen de ideales y sin estos, un objetivo claro. Por lo que se convierten en conatos que nunca alcanzan relevancia y por ende resultados nulos. Otros factores pueden ser la falta de liderazgo o confianza, o poco involucramiento con la causa ¿Qué considera que está ocurriendo, poca cobertura mediática o poca participación ciudadana? El debate está abierto.

Se han sustituido las pancartas por los memes, en donde se cree que etiquetando a los amigos se viralizará el contenido gráfico y algo sobrenatural ocurrirá. O generar una HashTag importante pero que no haya una convocatoria detrás. Si bien las redes sociales son un excelente escenario para iniciar un movimiento, no debe quedarse alojado en la nube, sino salir de lo cibernético al mundo real.

Basta tomar algunos segundos para deducir de forma simple por qué las protestas mencionadas párrafos atrás tomaron tanta fuerza. La respuesta radica en la activación, en sacar a los usuarios de la web y llevarlos a las calles. Porque muy poco (o nada) pasa estando detrás de una pantalla, es en el campo de acción en donde se originan los cambios.

Dudo que un mandatario esté dispuesto a entablar una mesa de diálogo únicamente por hacer recibido algunos cientos de mensajes de protesta a través de una FanPage, lo dudo porque esto pasa a diario. Todos los días miles de internautas expresan descontento con algunos tópicos a través de las redes sociales pero sin impacto.

La clave está en la masa crítica concentrada, organizada, con una misma línea de mensaje, con un propósito definido que no responda a beneficios propios sino del más necesitado en favor de mejoras sociales y demostrando un espíritu inquebrantable, persiguiendo más que a un líder, una visión.

Por último, salir a manifestar pacíficamente, la violencia tiene una característica muy particular, que se propaga a una velocidad desmedida, la violencia sólo trae más violencia. Menos heridos y más logros.

Enlaces relacionados:

Egipto restringe las redes sociales.

Protestas en Brasil dejaron 300 detenidos y 35 heridos.

Miles de estudiantes y simpatizantes del Movimiento #YoSoy321 marcha hacia Televisa y el Zócalo.

Artículos relacionados:

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>