¿Por qué son tan importantes las convicciones? Parte 3

Convicciones-parte3

A este punto, se ha contestado a las preguntas ¿por qué son tan importantes las convicciones?, ¿qué ocurre cuando una persona no tiene claras sus convicciones? y ¿por qué algunas personas que fueron llevadas de niños a la iglesias se alejan cuando crecen? además, se expuso la parábola del sembrador citada en Mateo 13:1-23 y su aplicación al tema de las convicciones, por último, la segunda parte de esta serie se concluyó con la pregunta ¿cómo puedo afirmar mis convicciones? A la cual le daré respuesta a continuación.

La base de las convicciones

Las convicciones de una persona descansan en la fe porque se asegura que lo se cree es la verdad. La definición de fe citada en Hebreos 11:1 clarifica lo anterior: Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve (énfasis del autor). En pocas palabras, el escritor de Hebreos utiliza la palabra fe como un sinónimo de convicción, esto quiere decir que fe = convicción y convicción = fe. 

Como cristianos estamos seguros que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, quien murió y resucitó. Afirmar esto requiere de convicción y para estar convencido de eso se requiere fe, puesto que no conocimos a Jesús, ni fuimos testigos oculares de los eventos descritos, sin embargo, lo creemos como una verdad absoluta. Ante esto, automáticamente salta la respuesta a la pregunta planteada más arriba: ¿Cómo puedo afirmar mis convicciones? es fácil, con fe, sabiendo que:

  • A todos nos ha sido entregada una medida de fe (Romanos 12:3b). La Biblia es clara respecto a que no existe ningún creyente que no tenga fe, pues sino tuviese fe ¿como podría creer en Cristo?
  • La fe es por el oír, y el oír por la Palabra de Dios (Romanos 10:17). Por gracia hemos sido equipados con una medida de fe que fue activada por la Palabra de Dios, así como en el principio, la Palabra de Dios hizo surgir la creación, asimismo, la Palabra de Dios nos trajo de muerte a vida, dándonos fe para creer en Jesucristo.
  • Jesús es el autor y consumador de la fe (Hebreos 12:2). Cristo es el verbo encarnado, por lo tanto Él es la Palabra, aquella Palabra que nos proveyó fe, quiere decir que Cristo nos proveyó la fe para creer en Él, vivificándonos y dándonos salvación, para luego equiparnos con una medida de fe para vivir en Él.

En conclusión, la respuesta a la pregunta ¿cómo puedo afirmar mis convicciones? es poniendo nuestra mirada en Jesús, quién nos proveyó la fe para creer en Él y la medida de fe para mantenernos en Él. Esto quiere decir que pongamos nuestros ojos en la Biblia, que es la Palabra, porque la fe viene a través de esta y esa misma fe nos mantiene cimentados en Cristo, quien nutre nuestras convicciones.

Las convicciones determinan nuestra conducta y cuando esas convicciones proceden de la fe provista por la Palabra de Dios, reflejan el carácter de Cristo, quiere decir que están siendo regidas por un parámetro, el Evangelio.

Lee también:

¿Por qué son tan importantes las convicciones? Parte 1.

¿Por qué son tan importantes las convicciones? Parte 2.

Artículos relacionados:

  • No relacionados

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>