¿El celular nos está robando el tiempo? - sakisgonzalez

Tengo muy presente mi primera clase de filosofía en la universidad, tras haberse presentado brevemente, el profesor formuló una pregunta ¿un cuchillo es bueno o malo? surgieron muchas respuestas en torno a la interrogante planteada.

– Depende del uso que se le da. Contestó alguien.

– ¡Un cuchillo es malo! gritó otra persona al fondo, porque puede ser usado para asaltar o apuñalar a alguien. 

– No. Una cuchillo es bueno dijo alguien a mi derecha, porque te puede servir para pelar una manzana o bien picar pepino, cebolla o tomate y prepararte una ensalada.

El profesor interrumpió y dijo:

–¿Han notado que hay un error en cómo plantee la pregunta? ya que supuse que un objeto tiene carácter moral, lo cual las cosas no poseen, esto sólo corresponde a las personas. En el caso de los objetos lo que debe plantearse es su utilidad ¿es útil o no? 

¿Es el celular motivo de problemas?

Es común escuchar que el motivo de muchos de los problemas actuales es el celular, esto pasa porque resulta más fácil culpar a un objeto de los problemas que hacerse responsable de malos hábitos, falta de carácter o carencia de dominio propio. El fin de un cuchillo es cortar y se busca que esté afilado para que pueda cumplir con la función para la que fue diseñado. El fin de la tecnología, las redes sociales y qué es el bienestar digital lo abordé en el artículo anterior el cual puedes leer acá ¿qué es el bienestar digital y cómo impacta en las relaciones?

Hay algo que llama particularmente mi atención y es que los dispositivos tecnológicos cada vez tienen más y mejores funciones, y por lo tanto, se convierten en herramientas más útiles. De acuerdo al doctor Gordon Earl Moore, y lo cual se conoce a la fecha como la ley de Moore, la tecnología duplica sus capacidades cada dos años.

Definitivamente el problema no son los celulares, culpar a un dispositivo eximiendo a los usuarios es por demás inconsistente. El problema radica en qué hacemos y cómo usamos el celular, a qué contenido nos exponemos y por cuánto tiempo.

Recientemente una persona que iba a realizar algunas reparaciones en la casa, utilizó un metro infrarrojo, vi cómo a través de una luz láser midió las proporciones de la habitación y por medio de una conexión bluetooth, envió estas medidas a un archivo que se almacenó en su celular. Realizó en cuestión de un par de minutos y con alta precisión, una tarea que llevaría mucho más tiempo con un metro convencional.

Un celular es una herramienta que puede apoyarte en el desarrollo de tus tareas diarias, lo cual te puede conducir al cumplimiento de metas y objetivos y esto genera a su vez, bienestar digital. Pero el móvil no hará nada que tú no estés dispuesto a hacer. Si una persona es perezosa tener un celular de última generación y alta gama no disparará su productividad, si una persona tiende a aplazar sus tareas no importa de cuántos píxeles sea la pantalla o cuántas aplicaciones de gestión de tareas tenga instaladas, esto no le hará una persona apegada a cumplir con tiempos.

¿El celular nos está robando el tiempo?

La percepción de que el celular hace perder el tiempo se debe a que regularmente no nos conectamos con un fin, algo definido en mente, sino que solemos conectarnos solo porque sí, entonces, saltamos de una aplicación a otra y así van sumando minutos y al darnos cuenta, ha pasado un importante lapso de tiempo que quizá no hemos aprovechado de la mejor forma.

Y ojo, no me malinterpretes, no estoy diciendo que siempre hay que tener una idea de productividad frente al celular o que está mal conectarse a las redes sociales a ver un meme o video viral, o qué han publicado nuestros familiares, amigos, personajes o marcas que seguimos, lo cual es completamente disfrutable.  A lo que me estoy refiriendo es que deberíamos asignar en nuestro día, espacios para simplemente divagar a través de internet, pero sin límites o conciencia, esto fácilmente se puede salir de control.

Piensa en esto, si te conectas 2 horas diarias al celular habrás estado un mes completo del año allí. Parece exagerado pero es cierto, vamos a calcularlo.

  • 2 horas por 30 días = 60 horas al mes.
  • 60 horas al mes por 12 meses del año = 720 horas.
  • 720 horas divididas entre 24 horas del día = 30 días.

Los algoritmos de las redes sociales realizan una serie de cáculos de acuerdo a tus intereses e interacciones, aprenden de ti y crean patrones que definen tu perfil de usuario para decidir qué contenido mostrarte, con el fin de que cada visita pueda resultarte una buena experiencia y esto tenga un efecto replicador y ascendente, tanto que puedes pasar horas navegando y quizá no lo notes. Por ello es tan importante ser consciente de cuánto tiempo vas a definir para hacer una tarea o simplemente divagar un rato.

Preguntas rayos X para determinar si estás usando tu celular como una herramienta de bienestar digital

Cierro con una serie de preguntas que te ayudarán a determinar si estás utilizando tu celular como una herramienta de bienestar digital o únicamente como un dispositivo de entretenimiento, es importante aclarar que no debes decidir entre un uso y el otro, más bien balancear y disfrutar de ambos.

  • ¿Qué aplicaciones tienes en tu celular y para qué sirven?
  • ¿Recuerdas cuál fue el objetivo de tu más reciente conexión a las redes sociales?
  • ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste culpable por perder tiempo en el celular?
  • Piensa en 7 tareas en las que te apoya el uso del celular al cumplimiento de tus metas y objetivos.

En el siguiente artículo de esta serie abordaré el tema ¿cómo saber si estoy volviéndome adicto al celular?

LEAVE A REPLY

Your email address will not be published. Required fields are marked *