coronavirus

La futura normalidad y la covidianidad.

La vida no se ha vuelto agridulce, siempre lo ha sido.